Nazarbayev, Presidente de Kazajistán, con Juncker, Presidente de la Comisión Europea, el passado 30 de marzo (Foto: Comisión-Europea)

Tiranos con excelentes relaciones con la Unión Europea (I)

Dictadores, asesinos y capos de la mafia pueden ser buenos interlocutores si se avienen a respetar las normas del juego europeo y del libre mercado.

Los jefes de estado de Uzbekistán, Kazajistán, Arabia Saudí, Marruecos y Kosovo gozan del visto bueno de la Europa comunitaria.

No corren buenos tiempos para los supuestos y tan a menudo invocados “valores europeos”. Mientras la Unión Europea lleva a cabo una subasta de refugiados, algunos empiezan a preguntarse si el viejo continente está empezando a olvidarse de la democracia, de la solidaridad y del respeto por los derechos humanos. Como si la Unión Europea hubiera sido un garante de dichos principios en el tablero internacional y estuviera empezando a alejarse de ellos, el debate público trata de apelar a estos valores históricos que están en la esencia misma de la construcción europea. Pero lo cierto es que la Europa comunitaria ha tenido históricamente la tendencia a aliarse con cualquiera que pueda garantizarle un acceso al abastecimiento energético, un lugar en el que volcar su excedentaria producción agrícola y manufacturada o una oportunidad para abrir nuevos mercados.

Algunos de los socios de la Unión Europea en el escenario internacional dejan mucho que desear. Dictadores, asesinos y capos de la mafia pueden ser buenos interlocutores si se avienen a respetar las normas del juego europeo y del libre mercado. Cualquiera puede convertirse en “uno de los nuestros” si se compromete a respetar los derechos humanos en el futuro. Solo hace falta prometerlo.

Recordemos y descubramos algunos ejemplos de jefes de estado que gozan del apoyo de las instituciones europeas a pesar de no cumplir con algunos de los más elementales estándares en materia de democracia y derechos humanos:

Islam Karimov (Uzbekistán)

Uzbekistan no ha conocido otro presidente desde su independencia de la Unión Soviética en 1991. Karimov ganó las últimas elecciones con un 90 % del sufragio con el resto de candidatos pidiendo el voto para él. En su país, que la coalición internacional usó como base para atacar a Afganistán, se asesina y tortura a periodistas y opositores, se esteriliza a las mujeres y se fuerza a los niños a trabajar. Nada de esto incomoda a las autoridades europeas: la británica British American Tobacco se hizo redactar una ley a medida para obtener el monopolio del sector a raíz de la privatización de la industria del tabaco, la española Talgo le vendió trenes por valor de 38 millones de euros y Alemania tiene ahí una base militar, además de entrenar al mismo ejército uzbeko que abrió fuego sobre una protesta de la oposición matando a casi 1.000 personas en 2005. Incómoda por este hecho, la Unión Europea impuso restricciones a Uzbekistán que retiró discretamente 3 años después, aun cuando nada había cambiado en el país. La Unión Europea es el mayor inversor extranjero en la región de Asia Central y Uzbekistán forma parte de la ruta de la seda de la energía y alberga hidrocarburos y gas, que Europa necesita importar. La sueca H&M compra el algodón barato recolectado por trabajo esclavo infantil, mientras que las ayudas a la cooperación de la Unión Europea van directamente a la ONG de la hija del presidente Islam Karimov, que sigue prometiendo que respetará los derechos humanos, y Europa creyéndoselo (o haciéndolo ver).

Nursultan Nazarbayev (Kazajistán)

El “querido amigo” de Juncker, Nursultan Nazarbayev, lleva más de 25 años en el poder. Ganó las últimas elecciones, consideradas fraudulentas por la OSCE, con un 97 % de los votos. Otras autoridades europeas también le siguen el juego. A pesar de saberse que persigue, encarcela y tortura a opositores y periodistas, recientemente el gobierno español intentó por todos los medios extraditar al opositor Alexandr Pavlov para entregarlo a Nazarbayev, rechazando sus peticiones de asilo, hasta que el Tribunal Supremo finalmente se lo concedió. La economía kazaja se basa en la exportación de gas y petróleo que compran Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea a pesar de que los trabajadores de la industria no gozan de derechos fundamentales. La corrupción vinculada a la industria extractiva sigue a la orden del día en Kazajistán. El Parlamento Europeo lleva años pidiendo garantías del compromiso de Nazarbayev con el respeto a los derechos humanos y la democracia, a lo que el Presidente del país responde con nuevas leyes que atacan a las libertades fundamentales, aun cuando su gobierno gozó de la asesoría de Tony Blair Associates por 17 millones de dólares. Entre sus asesores, Nazarbayev también contó con los sabios consejos de Romano Prodi, ex Presidente de la Comisión Europea, Marcelino Oreja, Ministro de Exteriores del gabinete de Suárez y ex Comisario Europeo, y Gerhard Schroeder, ex canciller alemán. Para completar el despropósito, el gobierno kazajo se sirve de la Interpol para perseguir y arrestar a sus opositores en territorio europeo mientras ingenuos eurodiputados preguntan a la Comisión si las autoridades europeas son conscientes de ello.

Nazarbayev, Presidente de Kazajistán, con Juncker, Presidente de la Comisión Europea, el passado 30 de marzo (Foto: Comisión-Europea)
Nazarbayev, Presidente de Kazajistán, con Juncker, Presidente de la Comisión Europea, el passado 30 de marzo (Foto: Comisión-Europea)

Salman bin Abdulaziz (Arabia Saudí)

Coronado el año pasado, el rey Salman bin Abdulaziz sigue la línea de su predecesor, su hermanastro, el rey Abdullah. Bajo la forma de una monarquía absoluta hereditaria, gobierna un país en el que se ejecuta a homosexuales, opositores y menores de edad, en ocasiones de forma arbitraria y sumaria, y no se permite ni conducir a las mujeres, aunque nada de eso le valga una condena oficial de la Unión Europea. Arabia Saudí es nuestro principal aliado en la región y forma parte del acuerdo de cooperación de la Unión Europea con los países del Golfo. Países como España y Reino Unido le suministran las armas con las que asesinar a los civiles de Yemen (6.000 hasta ahora) en el marco de su guerra civil. Los ataques saudíes, que no han golpeado ni una vez a los terroristas de Al Qaeda presentes en el país vecino (allí nació Bin Laden), han dejado al 80 % de la población yemení dependiente de la ayuda internacional y a Al Qaeda fortalecida. El Parlamento Europeo votó recientemente una resolución para pedir un embargo de armas a Arabia Saudí que no vincula a los estados miembros y que no impide que España siga vendiéndole armamento. Y es que como dijo el embajador saudí en España, hay que “mantener y fortalecer las ya excelentes y cálidas relaciones entre los dos países”. El patrimonio del estado saudí se confunde con el de su familia real en un país en el que la corrupción es endémica y sistemática. El último escándalo conocido: la británica BAE Systems pudo haber pagado sobornos por valor de 1.000 millones de libras para conseguir el mayor contrato de venta de armas de la historia británica. La Unión Europea sigue “dialogando” para mejorar los derechos humanos en el país mientras condena e impone restricciones al régimen de Al Asad en Siria, al que Arabia Saudí también combate, haciendo gala de su habitual doble rasero en las relaciones internacionales. ¿Su principal baza? El petróleo.

Mohammed VI (Marruecos)

Un poco más blando que su despótico padre, Hassan II, el actual rey de Marruecos es continuista en lo esencial. A pesar de haber realizado reformas democráticas en 2011, en un intento de esquivar la primavera árabe, el poder en Marruecos sigue en manos de la Casa Real y de su entorno. La Unión Europea avala, aunque oficialmente se manifieste en contra, la ocupación ilegal de los territorios del Sáhara Occidental por parte de Marruecos. Pesqueros mayoritariamente españoles operan en las costas saharauis en virtud de un acuerdo europeo con Marruecos, previo pago de 40 millones de euros. Empresas británicas y francesas exploran esas mismas costas en busca de petróleo y gas con la complicidad del gobierno marroquí. En Marruecos, cuya constitución prohíbe discutir la política territorial del gobierno, se condena a cadena perpetua a los saharauis independentistas y se encarcela a los homosexuales. La protesta pacífica de Egdeim Izik en 2010 se saldó con varios muertos a manos de la policía marroquí y centenares de detenidos. La represión y la tortura siguen a la orden del día en la zona ocupada del Sahara Occidental, mientras que cerca de 90.000 refugiados viven desde hace 40 años en campamentos en pleno desierto en un territorio cedido por Argelia. Marruecos dispone de varias palancas para garantizarse la complicidad europea: tiene la mano en el grifo de la inmigración ilegal dada su ubicación estratégica en la frontera europea y es un aliado clave para la lucha contra el terrorismo, del que el país es un importante crisol (brigadas enteras de yihadistas combatientes en Síria están compuestas por marroquíes).

Hashim Thaci (Kosovo)

Federica Mogherini, responsable de Exteriores de la UE, felicita a Hashim Thaci por su toma de posesión como Presidente de Kosovo
Federica Mogherini, responsable de Exteriores de la UE, felicita a Hashim Thaci

El ex líder guerrillero que recibiera el apodo de ‘Serpiente’ durante el conflicto de Kosovo es ahora su Presidente. Lideró el Ejército de Liberación de Kosovo, organización terrorista que combatió junto a muyahidines contra las fuerzas yugoslavas con el apoyo de la OTAN. Como primer ministro, declaró la independencia kosovar de Serbia en 2008. Investigaciones de la OTAN y del Consejo de Europa lo consideran un ‘pez gordo’ del tráfico de heroína en los Balcanes, siendo un hombre clave de la mafia albanesa. También se le atribuyen crímenes de guerra perpetrados durante y después del conflicto. Para completar su catálogo de virtudes, el hombre al que Federica Mogherini, responsable de política exterior de la UE, felicitó la semana pasada por su elección fue también responsable del tráfico de órganos extraídos de prisioneros serbios. El pasado 1 de abril entró en vigor el acuerdo de asociación y estabilización entre la UE y Kosovo, con el objetivo de liberalizar la economía kosovar, que asegura “el compromiso de las partes de respetar los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas que pertenecen a minorías y a grupos vulnerables”, aunque serbios y gitanos fueran perseguidos y asesinados por el ELK al que Thaci perteneció, y aunque actualmente la minoría serbia viva segregada en un rincón del país.

Johannes Hahn, miembro de la Comisión Europea, con Hashim Thaci en marzo de 2015 (Foto: Comisión Europea)
Johannes Hahn, miembro de la Comisión Europea, con Hashim Thaci en marzo de 2015 (Foto: Comisión Europea)

La lista, lamentablemente, no termina aquí.

About the author

Jaume Portell y David M. Guarné

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *