La Comisión Europea concede una rebaja fiscal a una empresa del entorno del primer ministro ucraniano

La medida afecta a una sola empresa, propiedad de Vladimir Nemirovskiy, cercano al actual primer ministro de Ucrania, Arseni Yatsenyuk.

El derecho antidumping de la Unión Europea sobre los cables de acero exportados por Stalkanat-Silur se rebaja del 51,8% al 10,5%.

El pasado 27 de enero la Comisión Europea concedió una rebaja de las medidas antidumping aplicadas a una empresa ucraniana, después de que esta expresamente lo pidiera a las autoridades comunitarias. La regulación antidumping sirve para impedir que las empresas importadoras vendan sus productos a un precio menor que el ofrecido en su país de origen, suponiendo un perjuicio a las empresas de los países de destino.

Stalkanat-Silur, una empresa ucraniana productora de cables de acero, remitió una carta a la Comisión Europea pidiendo una excepción en las medidas antidumping que se aplican a los cables de acero importados de Ucrania desde 1999.

En la misiva, la empresa, representada por el bufete belga Van Bael & Bellis, alegaba que las condiciones económicas en las que se basaban los estudios que determinan los márgenes de dumping habían cambiado como resultado, por un lado, de la fusión de las dos empresas, Stalkanat y Silur y, por el otro, de la inestabilidad producida por la guerra civil en la región de Donetsk, de la que es originaria la compañía.

La Comisión Europea llevó a cabo la investigación que requiere la legislación y acabó por dar la razón a Stalkanat-Silur, rebajando su tasa antidumping del 50 al 10 por ciento. La adopción de esta medida, que en Ucrania fue anunciada por el Ministro de Desarrollo Económico y de Comercio, fue celebrada como un éxito diplomático, llevando al Director General de la compañía a declarar que esperaba en un futuro próximo “la total abolición de las tasas”.

Lo que llama la atención de la medida es que el propietario de Stalkanat-Silur es Vladimir Nemirovskiy, quien fuera gobernador de Odessa cuando se produjo el asalto a la Casa del Sindicato por parte de manifestantes extremistas que acabó con el incendio del edificio y la muerte de varias decenas de activistas pro-rusos, durante el conflicto que siguió a los acontecimientos de la plaza Maidan de Kiev y al derrocamiento del ex Presidente Víctor Yanukóvich. Nemirovskiy, que defendió los hechos de Odessa manifestando en su perfil de Facebook que “las acciones encaminadas a la neutralización y detención de terroristas armados son legítimas”, fue además uno de los principales contribuyentes a los fondos de la campaña electoral en 2009 del actual primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.

La medida, además, especifica que la rebaja se aplica solo a Stalkanat-Silur y a ninguna otra empresa, lo que plantea una contradicción con los principios de libre mercado de la Unión Europea, según los cuales los monopolios deben ser combatidos. La propia empresa reconocía su estatus de monopolio en la carta que dirigió a la Comisión, en la que aseguraba ser la “única empresa productora de cables de acero de Ucrania”.

La Comisión Europea, a preguntas de ¿Y la europea?, defiende la adopción de la medida asegurando que se trata de una práctica regulatoria habitual y que el procedimiento puede ser motivado por la petición expresa de cualquier empresa. La Comisión, además, añade que se trata de un proceso transparente, con periodo abierto de alegaciones por parte de terceros que puedan verse afectados. Todos los pasos del procedimiento fueron publicados en el Diario Oficial de la Unión Europea, aunque pasó desapercibido incluso para los propios eurodiputados.

La información detectada por ¿Y la europea? ha motivado una pregunta parlamentaria por parte del eurodiputado Ernest Maragall, miembro del grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, con el fin de que la Comisión Europea aclare si la medida podría considerarse un trato de favor al entorno del actual gobierno pro-europeo de Ucrania, así como la ayuda a un monopolio en contradicción con los principios económicos de la Unión Europea.

About the author

Jaume Portell y David M. Guarné

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *