El Banco Central Europeo aumenta las ayudas a ex altos cargos

La modificación del régimen deontológico prevé ayudas a la educación de hasta 588 euros por cada hijo.

Los beneficiados seguirán cotizando en su plan de pensiones durante un máximo de dos años después de haber abandonado su cargo.

Como publicaba el Diario Oficial de la Unión Europea en su edición del pasado 28 de enero, el BCE ha modificado su régimen deontológico para ampliar las prestaciones a los altos cargos que cesen en el BCE y que, debido a las incompatibilidades inherentes a sus cargos, no puedan encontrar un trabajo alternativo. Esto afecta, especialmente, a miembros del Consejo de Supervisión, del Consejo de Administración, a Directores Generales y a Secretarios Generales, entre otros.

Estas prestaciones, que hasta la fecha incluían una asignación mensual del 80 % de su último salario durante el primer año y del 60 % durante el segundo, además de una ayuda familiar que según las condiciones de contratación del BCE es del 5 % del salario (siempre que el/la cónyuge perciba menos de 55,000 euros anuales), 335 € por cada hijo menor de 26 años y la cobertura del seguro médico del BCE, se ven completadas por otras prestaciones en la última modificación.

A las ayudas mencionadas hay que añadir ahora una asignación para gastos de educación de entre 299 € y 588 € mensuales por cada hijo (desde la primaria hasta la educación superior) y de una ayuda de 111 € para los hijos en edad preescolar. Además, los cargos cesados seguirán cotizando en su plan de pensiones, mientras no encuentren otro trabajo, hasta cumplir los 2 años en paro.

Un paro para estar tranquilo

Para el primer año después del cese, de acuerdo con los datos salariales que facilita el BCE y en función de la categoría salarial a la que perteneciera el afectado, esto supone una horquilla que va aproximadamente desde los 56.000 euros (unos 4.700 € al mes) a los 222.000 (unos 18.500 mensuales), a lo que hay que sumar las ayudas familiares de alrededor de 7.600 euros anuales (630 mensuales) por cada hijo. Para el segundo año, las cantidades irían de los 42.000 € a los 166.000 € anuales, a lo que habría que sumar las asignaciones destinadas a los hijos.

Aunque dichas cantidades están expresadas en bruto, llama la atención que la última modificación se realice para añadir a las prestaciones ya existentes las ayudas en concepto de educación de los hijos, para unos salarios que son entre seis y 24 veces el salario mínimo español o entre tres y seis veces el alemán, además de prolongar su participación en el plan de pensiones de los trabajadores del BCE.

La modificación coincide prácticamente en el tiempo con una reforma simétrica del Banco de España que, según explicó El Boe Nuestro de Cada Día, aumentaba las prestaciones por incompatibilidad del 40 % del salario al 80 % para los consejeros y directores generales del homólogo español.

About the author

David M. Guarné

View all posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *